Marzo de 1960

El teatro Caminito decidió retribuir por las molestias causadas durante los casi 3 meses de representaciones, a sus vecinos de la Boca.

Para ello, fueron separados 100.000 pesos de las ganancias alcanzadas en su última temporada, con los que se compraron tentadores obsequios.

El sistema escogido para las adjudicaciones fue equitativo. Los integrantes del teatro Caminito habían indagado casa por casa el nombre de cada una de las familias vecinas. Con ellos se redactó una lista y a cada una se le asignó un número. Así se hizo la distribución.

Desde uno de los extremos del escenario Madanes gritó un nombre, y desde el otro, Jorge Luz -destacado con un estridente sweater rojo- indicó el número asignado. Una señora con cabello canoso se acercó. Y Madanes exclamó: “¡Un juego de café!” La señora se lo llevó.

Las familias beneficiadas sumaron 126. Los regalos fueron de una variedad altamente imaginativa: Planchas, pajareras, floreros, bandejas, sillones, sábanas, copas, relojes, vasos, etc., desfilaron ante el aplauso de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s